Popova Liubov – Liubov Serguéievna Popova

Ivánovskoie (Rusia) 1889 – Moscú 1924, fue una pintora rusa asociada a las vanguardias de la época revolucionaria.

Se distinguió por sus composiciones arquitectónicas, y ente sus principales influencias estuvo Malévich. Perteneció a un ambiente artístico en el que destacó un notable grupo de pintoras, como Natalia Goncharova, Olga Rózanova, Varvara Stepánova y Aleksandra Ekster.

Sus primeras obras fueron pintura de paisaje y dibujos de figuras humanas (1908-1912). A partir de 1913 y hasta 1915, pinta desnudos y retratos cubofuturistas (Desnudo cubista, 1913), una serie de naturalezas muertas con técnica de collage y uso del relieve (esculto-pintura), cartas pintadas y materiales diversos (Naturaleza muerta italiana, 1914).

En 1916 comienza una reflexión sobre la presencia o ausencia del objeto, hacia la no-objetividad.

Compone telas suprematistas, donde mezcla color, volúmenes y líneas (serie de Pictorales arquitectónicos, 1916-1921), donde formas geométricas se imbrican unas en otras y crean una organización de los elementos, no como medio de figuración, sino como construcciones autónomas.

En 1921, firma un manifiesto para el abandono de la pintura de caballete y declara que “la organización de los elementos de la producción artística debe volver a la puesta en forma de los elementos materiales de la vida, es decir, hacia la industria, hacia lo que llamamos la producción”. Bajo estos principios estéticos, y junto con Aleksandr Ródchenko, participa en la exposición 5×5=25 en Moscú.

Marcar el enlace permanente.