Kassák Lajos

Lajos Kassák

(English)
Lajos Kassák was born in the small village of Ersekujvár, Hungary, on 21 March 1887. After only a few years at school, he served an apprenticeship as a locksmith. Lajos Kassák then became a metal worker in Györ and Budapest.
At the age of twenty, Kassák began to teach himself painting and to write poetry. In 1915 he founded the revolutionary periodical “A Tett” [“The Deed”], around which he collected young artists and writers who were against the war. After “A Tett” was proscribed, Lajos Kassák founded and edited the avant-garde Activist journal “MA” [“Today”] in 1916. In it he published work by Grosz, Schwitters and Hans Richter until 1921. After the failure of the Hungarian Communist Republic, Lajos Kassák emigrated in 1920 to Vienna, where he continued to publish “MA”.
Although Kassák’s early work was strongly influenced by Dada, he became a Constructivist since he was now inspired by László Moholy-Nagy, who later taught at the “Bauhaus”. It was in “MA” that Lajos Kassák formulated the theoretical agenda of Hungarian Constructivism in 1921. In November 1924 Kassák joined many well-known sculptors and painters of his day, including Brancusi, Arp and Schwitters, in showing work at the “First International Exhibition of Modern Art” in Bucharest. In 1926 Kassák met Le Corbusier, Amedée Ozenfant, Goll and Dermée in Paris. In November that same year he returned from exile to Budapest.
Lajos Kassák was devastated by the National Socialist take-over in Germany and the puppet regime in Hungary. After Hungary was freed of the NS yoke, Kassák was active in the Hungarian Arts Council and as an editor but by the mid-1950s was forced from public office although his international reputation remained untarnished. Exhibitions were devoted to the work of this versatile and prolific painter, sculptor, printmaker and collagist in Paris, Munich, Warsaw, Cologne and Paris. In 1966 Kassák participated in the large-scale Dada exhibition mounted by the Zurich Kunsthalle and the Musée d’Art Moderne in Paris.
In 1967, the year he died, Lajos Kassák was honoured by a retrospective at the Adolf Fényes Gallery in Budapest.



(Spanish)
Ersekujvár 1887 – Budapest 1967, fue un poeta, novelista, ensayista, pintor y editor húngaro vinculado a los movimientos de vanguardia y al socialismo.

Lajos Kassák, nacido en Érsekújvár el 21 de marzo de 1887, pertenecía a la clase obrera húngara. Durante su juventud se unió al movimiento socialista, y durante esta época también viajó por toda Hungría y al extranjero. En esta época entró en contacto con los diversos -ismos europeos (expresionismo, futurismo, cubismo, constructivismo, surrealismo y dadaísmo), los cuales contribuyeron a su evolución como artista, aunque no se adscribiera de manera total ni definitiva a ninguno de ellos.

Aunque sus primeras poesías muestran una clara influencia de Walt Whitman, ya su primer libro de poemas, Épica en la máscara de Wagner (1915) muestra un estilo personal, y una lucha entre la expresión individual y la expresión universal, sobrepasando la conciencia de clase. A pesar de esta vocación de universalidad, su poema “Artesanos” (1915) evoca la supremacía de los valores de la clase obrera, afirmando orgullosamente los logros de los trabajadores y su solidaridad internacional. Este poema fue publicado en Acción, la primera de las revistas de vanguardia creadas por Kassák. A ésta le siguieron Hoy (en húngaro Ma, publicada en Budapest entre 1916-19, y luego en Viena 1920-6), Documento (1926-7), Trabajo (1928-39), y finalmente Creación (1947). Aunque estas revistas tuvieron en general una vida efímera, y solieron terminar prohibidas por los sucesivos regímenes políticos, su significación, dentro y fuera de Hungría, es enorme, ya que contienen muestras de arte de vanguardia de toda Europa, incluyendo autores tan reputados como László Moholy-Nagy (1895-1946) o Victor Vasarely (1908-1997).

Tras la Primera Guerra Mundial, Kassák evolucionó hacia el constructivismo puede explicarse como una reacción ante el fracaso de las expectativas revolucionarias en Hungría, con cuyos líderes, en especial Béla Kun, mantenía diferencias artísticas e ideológicas. En su famosa Carta abierta a Béla Kun en el nombre del arte (1919) Kassák rechazaba la subordinación a las resoluciones del Partido Comunista, lo que lo condujo a conflictos con sus camaradas y, a partir de 1945, el ostracismo literario y social. Pese a estas diferencias, en 1920 Kassák se exilió con el resto de sus compañeros socialistas a Viena, donde siguió publicando su revista Hoy, en la que publicó los principios teóricos del constructivismo húngaro (1921). Ese grupo surgido en torno a dicha publicación y capitaneado por el propio Kassák fue conocido con el nombre de MA-ists. En noviembre de 1924 formó parte de la Primera Exposición Internacional de Arte Moderno, en Bucarest, que reunió a escultores y pintores tan importantes como Brancusi, Arp o Kurt Schwitters. En noviembre de 1926, Kassák pudo volver a Budapest.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Kassák se quedó prácticamente aislado, por sus diferencias con los líderes de la izquierda. Las obras poéticas escritas en esta época carecen ya del vitalismo vanguardista de sus obras iniciales, y tienden a tratar temas más sombríos: la vejez, la muerte, el amor… Durante el estalinismo su voz fue silenciada e ignorada en Hungría (en el extranjero, en cambio, su reputación seguía intacta), salvo por un fugaz destello, durante la Revolución de Hungría de 1956, cuando su poema “El Dictador” fue publicado por la prensa revolucionaria.
Con la progresiva liberalización de los años 60, la figura de Kassák fue recuperada como padre de la vanguardia húngara, lo que se trasluce también en un cambio en su creación, que tiende hacia tonos y temas más suaves y cálidos. En 1966 Kassák formó parte de una gran exposición sobre el dadaísmo en el Museo de Arte Moderno de París, y en 1967, año de su muerte, su obra fue objeto de una exposición retrospectiva en Budapest.