De Guezala y Ayrivié Antonio

Bilbao 1889 – 1956, fue un pintor español, uno de los fundadores de la Asociación de Artistas Vascos, que presidió en 1917.

Nacido en el seno de una familia de comerciantes, Guezala comenzó en su ciudad natal estudios de comercio, que continuó en Francia y Gran Bretaña. Debido a la fuerte oposición paterna, fue un artista prácticamente autodidacta.

La pintura de Guezala, quizá el más cosmopolita y vanguardista de los artistas bilbaínos del siglo XX, evolucionó desde un inicial modernismo finisecular hasta las nuevas corrientes cubistas y futuristas de su época. Además de la actividad puramente pictórica Guezala fue también ilustrador, cartelista y realizador de ex-libris. Su inquietud le hizo huir del cultivo de un único estilo.

Empezó sus estudios de comercio en España y continuó en Francia e Inglaterra. Su vocación artística se despertó estando en el extranjero. Autodidacta. Abarcó buen número de técnicas artísticas y comerciales, desde la realización de un cartel artístico-comercial hasta el grabado en boj y linóleum, pasando por el óleo. Junto con otros artistas fundó en Bilbao la Asociación de Artistas Vascos. Realizó muchas exposiciones, sobresaliendo las efectuadas en Bilbao en 1909, 1912, 1921 y 1930; en Burdeos, en 1917; París, en 1918; Londres, en 1919 y 1920, y en Bruselas, en 1920. En la capital de España expuso en 1926. Viajó por varias naciones europeas. Realizó infinidad de ex-libris, dedicó sus últimos años a la redacción de una obra titulada El sello en la guerra carlista, y en 1936 publicó un libro titulado El sello de seis cuartos. El año 1966 apareció su Escudo de Bilbao (Villar, 77 p.), a los diez años de su muerte.

Desempeñó los cargos siguientes: Miembro Fundador de la Asociación de Artistas Vascos (1911); Presidente de la Asociación de Artistas Vascos (1917); Miembro del Jurado de la Exposición Hispanofrancesa de Bellas artes de Zaragoza (1919); Vocal de la Junta del Patronato del Museo de Bellas Artes de Bilbao (1920) y Vocal de la Junta del Patronato del Museo Arqueológico y Etnográfico (1922).

En 1909 le fue concedido en Bilbao el Primer Premio del Concurso de Carteles convocado para el Certamen del Trabajo.

Su incansable dedicación socio-cultural unida a su excelente posición económica, le impiden
una dedicación exclusiva a su obra y una escasa difusión de la misma, respectivamente.
Al iniciarse la Guerra Civil, Guezala, colabora con el Gobierno Vasco en tareas de protección y salvaguarda del patrimonio artístico. Por aquel entonces, trabaja también, en un nuevo proyecto, en la decoración con pinturas murales de la Casa del Huérfano del Miliciano.
En 1937 marcha al exilio, y recorre las principales capitales europeas con el grupo de danza y música vasca Eresoinka, como responsable de sus escenografías y decorados.
Regresa a Bilbao en 1941. Desde entonces se dedicará principalmente a la filatelia. La colección de sellos de gran valía que había estado recopilando desde su juventud, le permitió financiarse un exilio sin estrecheces en París, solventar las deficiencias económicas de Eresoinka y soportar las cargas económicas de un negocio familiar que, debido a las
circunstancias del momento, no era boyante.
Por lo demás, la década de los 40 estuvo marcada por la tragedia, murió su padre, dos de sus hijos y durante dos años perdió la vista.
Tras una vida dedicada al arte, fallece en Bilbao, el 13 de septiembre de 1956, aquejado de cáncer de pulmón.

Marcar el enlace permanente.